Texto way



SinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.comSinDisplay.com


Seguidores

La historia "La razón de mi existencia" está siendo modificada. Estoy corriguiendo faltas ortográficas y argumento. Hay 19 capítulos corregidos. Disculpen las molestias :)

viernes, 22 de octubre de 2010

Capítulo 5: Necesidad.

Capítulo 5: Necesidad.


Pov Edward.

En cuanto llegué a casa me dirigí directo a preparar mi comida. No tenía la mente demasiado clara como para sacar mi mejor faceta de chef, por lo que solo preparé un bocadillo de pollo. Mis recuerdos no paraban de divagar en todo lo que había ocurrido en tan solo una hora atrás, cuando había ido a la clínica veterinaria. ¿Quién era esa hermosa mujer que había descontrolado tanto mi cabeza? No tenía respuesta a esa pregunta.
Recordé todo con viveza mientras comía el delicioso bocadillo con un vaso de Coca-Cola. No había tardado más de cuarenta y cinco minutos en hacerle la revisión a Bear, por lo que me parecía increíble que mi mente recordara todo con tanta claridad, mis ojos se habían fijado en el más mínimo detalle de ella.
Me habían atrapado sus brillantes orbes chocolate y sus sonrosadas mejillas. Se veía completamente adorable.
Sentía la inmensa necesidad de volver a verla en este preciso momento. Quisiera tenerla frente a mí para poder observar nuevamente sus bellos rasgos. Me sentía estúpidamente desesperado, y el reloj solo marcaba las tres y cuarto. Aún faltaban tres horas y yo no podía parar de desear que las agujas se movieran de manera más veloz. ¿Qué es lo que me estaba pasando?, no comprendía nada. Tan solo la había visto por un corto periodo y una sola vez, por lo que era demasiado extraño que ya sintiera alguna necesidad de volver a hacerlo.
Seguramente tan solo era atracción. Ella era preciosa, realmente espectacular. Por lo que estaba seguro de que me sentía así porque me había impresionado verla. Nunca imaginé encontrar una mujer tan atrayente. Sí, solo era eso, atracción. No podía dejar a mi mente divagar más allá de esa idea. Mi cuerpo estaba reaccionando como lo haría el de cualquier hombre ante una mujer hermosa. En unas pocas horas acordaríamos todo sobre Rosi y después me olvidaría de ella, porque dudaba que volviera a verla a menos que fuera expresamente a la clínica.
Me di una rápida ducha y elegí mi ropa con ojo crítico. Salí de casa a las cinco y media y después de despedirme de Bear, que parecía más juguetón que nunca, me dirigí a la dirección que me había escrito. No sabía que tan lejos estaba, por lo que atravesé las calles a una velocidad lo suficientemente adecuada como para llegar con tiempo de sobra.
Estacioné frente a una gran casa con un enorme jardín repleto de flores de todos los tipos y los colores. La fachada blanca era bastante grande. Revisé no haberme equivocado de dirección, pues la majestuosidad de la casa me pareció realmente increíble.
Atravesé el bien cuidado jardín por el camino central de baldosas y timbré sintiéndome en el último momento realmente nervioso y sin saber por qué. La típica melodía resonó por unos cortos segundos antes de que la puerta se abriera lentamente.
—Hola Edward. —Me saludó ella con efusividad.
—Ho-la. —No pude evitar tartamudear cuando mis ojos recorrieron su anatomía y me fijé en que llevaba un ajustado vestido rojo de una fresca tela de algodón.
—Pasa. —Se hizo hacia un lado mientras yo atravesaba la puerta. Me sorprendí al encontrarme con que el interior era más acogedor y menos lujoso de lo que había imaginado en un principio.
—¿Quieres tomar algo? —Me preguntó una vez nos habíamos sentado en un cómoda sofá granate tallado en mimbre.
—Un refresco estaría bien. —Sentía mis labios totalmente resecos.
Se dirigió hacia dentro de la casa por una puerta diferente y al poco tiempo trajo dos grandes vasos de Coca-Cola con hielo. Los colocó sobre la mesa de mimbre a juego con el sofá.
—Gracias. —Le susurré antes de llevar rápidamente la bebida a mis labios. Disfruté del fresco que trasmitió a mi cuerpo.
—Tendremos que esperar unos minutos más, el chico que se encarga de pasear a los perros aún no ha regresado.
—No te preocupes, no tengo prisa. —Me sonrió encantadoramente.
Una suave brisa nos envolvió, removiendo su largo cabello con elegancia. Se veía mucho más impresionante ahí sentada, con los rayos del sol brillando en su rostro. Tragué saliva ruidosamente cuando cruzó sus piernas de manera delicada pero sensual, trasmitiendo todo tipo de sensaciones a mi cuerpo.
—¿Llevas mucho tiempo viviendo aquí? —Preguntó tras un largo silencio para nada incómodo.
—No, me mudé hace tan solo seis meses ya que la empresa en la que trabajo se está expandiendo y necesitaban personal aquí.
—Es una ciudad impresionante.
—Sí lo es, aunque no he tenido tiempo de recorrer sus calles a fondo.
Ella iba a decir algo, pero se quedó callada y sonriendo mirando hacia la puerta detrás de mí.
—Ya ha llegado. —Informó. —Ahora mismo la traigo. —Se levantó grácilmente y se dirigió dentro de nuevo con movimientos rápidos, sin dejar de ser sensuales. No me había dado tiempo a contestar, por lo que me dediqué a observar la gran piscina que se extendía frente a mi mirada. El suave sonido del agua al chocar contra las baldosas era realmente relajante. El reflejo del sol provocaba un espectacular brillo que se extendía por toda la superficie. Mi mirada se quedó absorta en la azulada agua que destellaba.
—¡Rosi! —Su elevado grito me puso alerta. Me puse rápidamente de pie y cuando me giré la vi que se dirigía en mi dirección corriendo. Traía una cadena en la mano y sonreía totalmente divertida. Busqué con la mirada al animal y no lo vi por ningún sitio.
—Lo siento. —Dijo agitadamente. —Ha vuelto a escaparse. —Miré la cadena de su mano.
—¿Ha dónde ha ido?
—Estará en la zona trasera.
—No la he visto por aquí.
—Se ha ido por el otro lado. Ven.
Comenzó a caminar hacia el frente y nos encontramos con una gran valla de manera blanca.
—Aquí estás diablita. —Dijo de repente mientras reía.
Cuando atravesé la valla vi al animal correteando por todos los lados y jugando con otro perro que reconocí como chihuahua.
Ella se puso de nuevo el collar y la trajo hacia mí.
—Es toda una pilla. —Me dijo mientras acariciaba el pomposo pelaje del animal. —Ella es Rosi. —Informó  mirándome con una amplia sonrisa. —Puedes tocarla tranquilamente.
Me acerqué hacia el animal, el cual me recibió con fuertes meneos de cola. Lamió mi mano cuando fui a tocarla y después se puso sobre sus dos patas y se apoyó en mi estómago.
—Es preciosa. —Le dije a lo que ella asintió.
Me deleité acariciando el suave pelaje de Rosi, sintiendo que me estaba enamorando de ella en tan solo unos minutos. Era realmente encantadora.
—Es muy juguetona y cariñosa. —Rosi demostró que era verdad cuando el otro perro se acercó a ella y correteó a su lado. Rosi salió dispara tras él.
—Él es Mojito. —Informó. —Mi lindo chihuahua.
—Veo que se llevan muy bien.
—Sí, pese a la diferencia de tamaños, Mojito la vuelve loca. —Reí por el nombre del perro.
—Rosi es encantadora.
—Sí, conquista tu corazón con solo verla.
—Me gusta mucho…
—Lo siento tanto, no me he presentado. Mi nombre es Bella. —Sus mejillas se tornaron carmesí.
—No te preocupes.
—¿Has tomado alguna decisión?
—Me la quedó. —Hablé con firmeza.
—Es genial, te daré algunos datos sobre ella. —A pesar de que intentó sonar alegre, su voz tenía retazos tristes.
Nos volvimos a dirigir hacia la mesa de antes y ella abrió la carpeta que llevaba en sus manos.
—Rosi tiene tan solo cinco años y está perfectamente sana. Yo le hice una revisión completa hace poco tiempo.
—De acuerdo.
—Solo tendremos que hacer un cambio de datos en el microchip para poner los tuyos y que todo esté en regla.
—¿Hace falta ponerle otro?
—No, los datos son cambiados a través de un ordenador.
—Bien. —De repente los dos perros aparecieron corriendo en donde nosotros estábamos.
—Toma Mojito. —Ella le tiró al perro una pelota que sacó de una pequeña mesilla. Los perros desaparecieron detrás de la pelota tan rápido como vinieron.
—Necesito que me confirmes que tienes el tiempo suficiente para sus necesidades, al igual que el espacio.
—Mi casa posee un gran jardín y tengo tiempo porque solo trabajo en la mañana.
—Bien, es importante que no pasé demasiado tiempo sola.
—No lo hará, también tendrá la compañía de Bear.
—Es verdad, tu westy. —Volvió a mirar otros documentos.
—Por simple seguridad en unas semanas se pasará por tu casa Bryan. Es el encargado de asegurarse de que todo esté en perfecto orden, siempre queremos seguridad para nuestros animales.
—Está bien, no tengo ningún problema.
—Genial. Eso es todo.
—¿Cuánto costará?
—Oh, nada. Es una adopción.
—Está bien. —Poco después nos sumergimos en una agradable charla sobre el cuidado de Rosi.
—Ya sabes que si tienes alguna duda puedes pasarte por la clínica.
—Tomo nota.
—Bien, hemos terminado. Iré por Rosi.
—Te acompaño. —Volvimos a la parte trasera del jardín. Rosi y Mojito seguían jugando con la pelota.
—Ven preciosa. —Bella volvió a colocarle el collar que le había quitado tiempo atrás mientras acariciaba el lomo del animal.
—Es importante que se familiarice con la casa y con Bear, ten cuidado cuando se encuentren, porque aunque no son agresivos pueden haber pequeños piques por los celos.
—Está bien, tendré cuidado.
—Si tienes alguna dificultad me avisas, solo se trata de que se acostumbren.
—Te mantendré informada. —Asintió.
—Vamos. —Comenzó a caminar mientras Rosi tiraba de ella.
Nos dirigimos por un camino diferente, pues me dijo que por ahí también se salía al exterior. Pasamos cerca de la piscina sin saber, sin saber que no fue una decisión acertada.   
Repentinamente Mojito apareció corriendo, revoloteando alrededor de Rosi que comenzó a dar fuertes saltos y a tirar de la cadena.
—Rosi… Quieta. —Le dijo Bella.
Ella no hizo caso, empezó a agitarse con brusquedad, sacudiendo el cuerpo de Bella. Quise acercarme a sujetar la cadena, pero fue demasiado tarde. Rosi se había zafado del collar, no dejando buenas consecuencias en Bella.



Hello People! :)
Les dejo el nuevo capítulo. Sé que estos primeros son cortos y no tienen muchos temas importantes. Pero solo denme tiempo, que poco a poco los capítulos se pondrán mucho más emocionantes.
Espero que al menos les guste un poco. Déjenme sus opiniones.
Kisses.
By: Crazy Cullen.


4 comentarios:

  1. xD me as dejado con la intriga otra vez!!
    joo, no valee! xD
    estoy deseando leer el proximo,de veras, este te quedó precioso, y edward... o edward!! solo de imaginarme en el lugar de ella me da un ataque xD
    Espero tu proximo capitulo!! :)
    Besos (LL)

    ResponderEliminar
  2. Un poco de intriga?
    ves esto es pura y dura venganza por mi desconocido ¿a que si?
    eres malaaaaa, pero mucho, a ver que era eso que le habia dejado atontado, uuuuffff(frustracion) no hay modo tendre que esperar al siguiente, esta es la vida asi de dura, nacer sin paciencia no ha sido una buena cosa para mi, ajajjajaja
    un beso mi reina que me encanto el capi, y verlos alli en el refujio solos (buenocon los animalitos)pero solos al fin y al cabo, me hizo sonrijar, y si....
    jajajaj bueno lo sabre en el proxi
    que te quiero mucho y nos vemos pronto , eso espero, ajajajajja
    irene

    ResponderEliminar
  3. Hola mi reina, aqui la Irene para darte la ayuda que pueda, aunque ya te digo que la informatica y yo estamos muy regañadas, aunque intentare ponertelo lo mejor que pueda
    a ver
    primero te vas a Diseño de tu blog, pinchas en un gagyet nuevo y le das a Texto
    dejas esa ventana abierta y abres otra, dando a nueva entrada(como si fueses a publicar otro capi), le das a subir una imagen y coges la imagen del fic que quieres, luego que tengas el codigo lo copias y lo pegas en la primera ventana"la de texto"
    (espero estar siendo clara)
    en esta ventana de texto con el codigo de la imagen pones debajo ejem. "cap 1" y lo sombreas y le das a esos dos munditos que tienes arriba que parecen estar unidos de color verde, te saldra un recuadro para poner una url (la url es el codigo de cada pagina, como su nombre por asi decirlo, un enlace que puedes encontrar arriba de la pantalla, donde pone http://....) ok, pues abres otra ventana diferente dejando esas ahi, y te vas a tu blog, al cap 1 y pinchas en el, luego copias la url de ese capitulo y la pegas en el recuadrito que te salio antes, das a guardar y listo , ya tienes imagen y capitulo en el mismo gagjet
    puedes luego mover el gagjet a placer pinchandole y moviendole dentro de la plantilla de diseño, y que no se te olvide dar a guardar para fijar tus cambios, puedes hacer este mismo procedimiento con todos los capitulos(ya sin imagen claro y en el mismo gagjet)

    bueno si hay alguna duda me lo dices he intentare explicarme mejor, o te mando un mail o algo asi.
    un beso guapa y espero ver tus capis pronto ordenaditos, ajajjaaj

    siempre para lo que quieras Irene

    ResponderEliminar
  4. otra vez con la intriga ,vale vale pero sigue asi q esta super interesante.chao

    ResponderEliminar

Dejame tu huellita (LL)